¿Qué son las creencias limitantes y cómo superarlas?

Todos tenemos metas, ya sea avanzar en nuestras carreras, encontrar el amor o poner nuestro propio negocio. ¡Crecer es parte de la experiencia humana! Sin embargo, ¿qué nos detiene de hacerlo? ¡Las creencias limitantes!

Si piensas que hay otra respuesta, estas podrían ser solo excusas.

En este artículo te mostraremos qué son las creencias limitantes, cómo puedes identificarlas y cuál es el mejor camino para superarlas. Si necesitas una guía para lograrlo, ¡aquí la tienes!

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son ideas negativas aceptadas como verdaderas, aunque en realidad no lo sean. Estos esquemas cognitivos son capaces de obstaculizar el desarrollo personal.

Generalmente, el origen de las creencias limitantes está relacionado con distorsiones cognitivas, es decir, sesgos que impiden procesar la información sin malinterpretarla.

Las distorsiones cognitivas generan una percepción tergiversada del mundo, afectando el equilibrio emocional.

Entre las distorsiones más conocidas se encuentran:

  • El pensamiento polarizado: inexistencia de puntos medios. Es todo o nada.
  • Abstracción selectiva: también llamado “filtraje”. La atención es focalizada en determinados eventos o circunstancias, comúnmente negativos.
  • Generalización: las conclusiones de casos aislados son aplicadas a todas las situaciones, sin importar que intervengan personas diferentes (conceptos globales, etiquetas).
  • Culpabilidad: asumir la culpa por las dificultades propias o las que enfrentan terceras personas. Una variante de este sesgo es acusar en todo momento a otros por los diferentes conflictos y obstáculos.
  • Razonamiento emocional: los acontecimientos son analizados desde la perspectiva emocional individual y no se toma en cuenta lo que ocurrió en realidad.
  • Sesgo confirmatorio: solo es percibido aquello que corresponde con las ideas preconcebidas.
  • Proyección del pensamiento: suponer con anticipación los pensamientos, sentimientos, motivaciones, actitudes y acciones de otros.

Otras distorsiones cognitivas son las falacias, la descalificación de lo positivo, la minimización, la magnificación, la negación, la personalización, las exigencias y el perfeccionismo.  

Desventajas de las creencias limitantes

Como te mencionamos, las creencias limitantes son capaces de dificultar la evolución personal dado que influyen en la toma de decisiones. De la misma forma, estas ideas negativas:

  • Impiden ver la realidad y otras formas de percibir el mundo.
  • Generan intolerancia, inseguridad y desconfianza.
  • Sabotean relaciones afectivas y profesionales saludables.
  • Pueden provocar parálisis ante nuevas oportunidades.
  • Mantienen traumas, heridas emocionales y duelos internos sin resolver.
  • Restringen tu libertad.
  • Atentan contra la autoestima.
  • Restan importancia a la búsqueda de los sueños.

Tipos de creencias limitantes

Muchas creencias limitantes se han convertido en dichos populares como “pobre, pero honrado”; otras pueden aparecer en conversaciones cotidianas como, por ejemplo: “no tengo tiempo”, “es muy caro”, “todo me pasa a mí” o “es imposible encontrar trabajo”.

Las creencias limitantes suelen esconderse en el inconsciente, desde donde proyectan su influencia en la realidad del individuo. Estos esquemas cognitivos se agrupan en tres categorías principales:

1. Creencias limitantes de posibilidad

Suponen la imposibilidad de conseguir algo, independientemente de que existan personas que lo hayan conseguido con los mismos recursos disponibles.

Un ejemplo de creencia limitante de posibilidad es “no tengo tiempo para… (familia, emprendimiento, estudios)”.

Aunque la ajetreada vida moderna impone una serie de compromisos cotidianos, la realidad es que buscas tiempo cuando algo es verdaderamente importante para ti.   

2. Creencias limitantes de capacidad

Las creencias limitantes de capacidad están basadas en el reconocimiento de las habilidades de terceros y la negación de las propias. 

Una de ellas puede ser “no tengo lo que se necesita para hablar bien inglés”. Esta idea sugiere cierto nivel de comparación, además del miedo a fracasar o incluso de resultar exitoso (“porque nunca me pasan cosas buenas”).

La realidad es que, si colocas tu atención en el proceso de aprendizaje de un área de interés, familiarizándote con los conceptos y la práctica, podrás concretar los objetivos a tu propio ritmo. 

3. Creencias limitantes de merecimiento

Quizás una de las creencias limitantes más comunes es la de merecimiento. En este caso, la persona no se cree merecedor de obtener algo, en especial si no le costó algún tipo de esfuerzo o sufrimiento.

Es posible que la persona incluso caiga en el autosabotaje para no conseguir o disfrutar aquello que desea.

Un ejemplo de creencia limitante de merecimiento es “no merezco ser feliz”, la cual puede generar el rechazo de nuevas experiencias.   

¿Cómo identificar las creencias limitantes?

En el ejercicio de Coaching, las frases que denuncian creencias limitantes constituyen verdaderas red flags a las que hay que prestar atención. Sin embargo, no es la única forma de reconocer este tipo de ideas.

En su artículo “The Complete Guide to Limiting Beliefs” (La guía completa de las creencias limitantes), el escritor, orador motivacional y Life Coach, Tony Robbins, indica que para identificar creencias limitantes es preciso autocuestionarse.

Robbins sugiere que ante la aparición de estos pensamientos negativos intrusivos, es preciso preguntarse si lo que se cree es en realidad cierto o simplemente se trata de una creencia limitante.

De tratarse de la segunda opción, es necesario sustituirlo por una creencia más fortalecedora (o potenciadora).

Es posible que te encuentres con la típica resistencia (“siempre he sido así”), pero aplicar una mentalidad (“mindset”) de crecimiento significa ser consciente de los talentos y abrirse a los cambios. 

¿Cómo superar creencias limitantes?

Existen diferentes formas de abordar las creencias limitantes dependiendo de la naturaleza de estas y de qué tan arraigadas se encuentren.

Tony Robbins en el artículo “How to overcome your limiting beliefs” («Cómo superar tus creencias limitantes”), señala que el primer paso es identificar las ideas que impiden al individuo ser su mejor versión.

Para ello, es preciso tener en cuenta que las creencias limitantes pueden ser:

  • sobre el mundo: cómo son o se hacen las cosas;
  • sobre las otras personas: lo que terceros “piensan” o “pensarán”;
  • sobre uno mismo: dudas de la propia capacidad;
  • y creencias autorizadas: ideas limitadoras reconocidas y nutridas por la persona.

Robbins agrega que el siguiente paso es asumir la responsabilidad sobre la propia vida. Existen y existirán circunstancias fuera de tu control, pero la forma como reaccionas ante ellas depende por completo de ti.

Precisamente, el tercer paso para superar las creencias limitantes, de acuerdo con Tony Robbins, es dejar ir la certeza. Aunque la certeza es un concepto que proporciona seguridad, también puede frenar tu avance.

Recomienda soñar en grande para romper con la certeza y las creencias limitantes que se aferran a ella.

Finalmente, Robbins invita a cambiar el diálogo interno para hacerle frente a estas. El diálogo interno son las historias que te cuentas a ti mismo sobre aquello que puedes o no puedes hacer.

Recuerda que todos tenemos el potencial para ser nuestros mayores motivadores o los peores detractores. Tomar nota de los pensamientos negativos recurrentes puede ayudarte a identificar con mayor facilidad las creencias limitantes.

Creencias potenciadoras

Al contrario de las creencias limitantes, las creencias potenciadoras favorecen la consecución de los objetivos y la mentalidad de crecimiento.

Las creencias potenciadoras están basadas en experiencias de vida positivas y, a diferencia de las creencias limitantes, estas suelen permanecer en el inconsciente esperando el mejor momento para actuar.

Las ideas potenciadoras proporcionan una motivación positiva y, lejos de limitar la evolución, incentivan la búsqueda de nuevos horizontes, la toma de decisiones y las acciones concretas.

Sustituir creencias limitantes por creencias potenciadoras es una buena forma de ayudarte a obtener resultados.

Por ejemplo “con dedicación, podré aprender inglés” es una idea fortalecedora y motivadora, en especial, si la comparas con “no tengo lo que se necesita para hablar bien inglés”. 

El amor y las creencias limitantes

Una forma de desafiar las creencias limitantes es sustituir la culpa por el amor. Dejar de lado la autocrítica excesiva y extraer el aprendizaje práctico de la experiencia, sin menospreciarse a sí mismo.

Hemos dicho que las creencias limitantes son capaces de sabotear las relaciones afectivas y profesionales y es importante no olvidar que la primera relación es aquella que tienes contigo mismo.

El amor propio es la base sobre la cual se establece la dinámica de las otras relaciones e interacciones del individuo. Por lo tanto, quererse a sí mismo y ser tu principal motivador es una maravillosa técnica de autocuidado.

Las creencias limitantes y la psicología

Desde la perspectiva de la psicología, las creencias limitantes son abordadas a través de la reestructuración cognitiva, procedimiento que consiste en dar un nuevo significado a los eventos que originaron la idea negativa.

En la reestructuración cognitiva es fundamental identificar tanto las creencias limitantes como descubrir cuándo fueron creadas, cómo influyen en la vida actual del paciente, restringiendo sus avances y cuál es su significado.  

Otra herramienta común, utilizada por igual en sesiones de psicología y Coaching para trabajar las creencias limitantes, es la PNL o Programación Neurolingüística. Sus técnicas proporcionan una mayor comprensión sobre el filtrado de información.

En casos donde las creencias limitantes tienen raíces más profundas o existe mayor resistencia por parte del paciente, es posible incluir la terapia de hipnosis (clínica) como parte de la exploración del subconsciente.

Es importante tener presente que cambiar una creencia limitante impulsa al individuo hacia un nuevo proceso de autoconocimiento, dado que al ver invalidada una creencia (negativa) es natural cuestionar otras.

Si las creencias limitantes señalan un límite, como su nombre lo indica, no olvides que identificar una barrera o un obstáculo es el primer paso en el camino para superarlo, continuar más allá y ser tu mejor versión.

Superar las creencias limitantes puede ser un proceso difícil, por ello, te invitamos a aprender el paso a paso en nuestra Certificación Internacional Life & Leadership Coaching, donde además conocerás cómo contribuir al éxito y crecimiento de otras personas. ¡Regístrate ahora!

Añadir un comentario

No se publicará tu dirección de correo electrónico. Los campos obligatorios están marcados con *